Uno de nuestros principales miedos al momento de buscar empleo es saber si contamos con la experiencia profesional suficiente para ser contratados. También, si tenemos las aptitudes necesarias para aplicar al trabajo que deseamos.

En muchas ocasiones quienes recién se gradúan, no cuentan con la experiencia requerida. Sin embargo, esta limitante no debe ser un factor decisivo para no conseguir el empleo que se quiere.

Al elaborar un curriculum que no refleja una amplia experiencia laboral, es postulante deberá hacer un cuidadoso escrutinio de tu vida en busca de algo comparable a una experiencia laboral. Puede ser trabajo voluntario, trabajo de verano o algún tipo de prácticas profesionales. También, considera alguna actividad que hayas desarrollado y puedas presentar en apoyo de tu capacidad para asumir responsabilidades y cumplir con una labor determinada.

Las personas suelen tener bastantes más habilidades y experiencias de las que creen, y, con frecuencia, no mencionan esos “activos de empleabilidad” en su currículos. En nuestro competitivo mercado laboral es un error imperdonable no darse cuenta de las aptitudes que desarrollamos, aún antes de tener un trabajo.

Al no contar con un trabajo previo que avale nuestras capacidades, durante una entrevista de trabajo, el solicitante debe resaltar sus conocimientos técnicos, destacar aptitudes y virtudes. También, mostrar una capacidad y apertura al pronto aprendizaje.

Otra de las recomendaciones en incluir en el currículum habilidades o actividades sociales, además idiomas y la paquetería informática que sepa utilizar.

Tópicos: Empleo, Vida Universitaria
UNITEC Te Impulsa

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Descubre tus opciones de Respaldo Económico (ebook)