¿Qué signos debes tomar como alerta roja? Conoce cómo detectar un desorden alimenticio y qué hacer en caso de que un amigo o familiar lo padezca. 

¿Cómo detectar un desorden alimenticio?

En una cultura en la que las dietas son constantemente recomendadas y la delgadez extrema se ha idealizado en un estado óptimo de salud y belleza, los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son cada vez más frecuentes tanto en hombres como en mujeres.

Un Trastorno de la Conducta Alimentaria es una enfermedad grave que puede producir serias complicaciones digestivas, metabólicas, cardiovasculares, óseas, genitales y renales que pueden llevar incluso a la muerte. También puede ocasionar daños psicológicos y emocionales.

Los TCA más comunes son la anorexia y la bulimia, pero existen otros como el comedor compulsivo y la vigorexia (ejercicio excesivo).

Es muy difícil que las personas que padecen un trastorno se den cuenta de que tiene un problema, ya que la pérdida de peso usualmente es vista como un acierto.

Una de las características que tienen los que sufren este tipo de trastorno es que buscan a toda costa esconder cualquier estrategia que utilizan para dejar de comer o para “purgarse” después de comer. También, si alguien se da cuenta, la negación será inminente.

De cualquier manera es muy importante saber cómo detectar un desorden alimenticio, ya sea en un familiar, un amigo o hasta en uno mismo.

¿Cómo detectar un desorden alimenticio?

Los signos de alerta más comunes, que harán sospechar de la presencia de este trastorno son:

  • Búsqueda de un peso menor que el indicado como saludable para su estatura y su edad.
  • Miedo intenso a engordar, aunque su peso sea menor que el habitual.
  • Distorsión la imagen de sí mismo, percibiéndose con mucho más peso del que en realidad tiene, y pierde la capacidad de reconocer la extrema pérdida de peso.
  • Muchas mujeres que están en edad reproductiva presentan amenorrea (pérdida de la menstruación) ante un TCA avanzado.
  • Episodios de ingesta abusiva de alimentos (atracones). En estos casos, las personas suelen comer cada dos horas una cantidad de comida superior a la que normalmente desearían.
  • Sentimiento de falta de control durante un atracón.
  • Sensación de no poder evitar la necesidad de comer.
  • Después del atracón, un comportamiento compensatorio para evitar el aumento de peso. Esta conducta puede ser el vómito auto inducido, uso de laxantes, diuréticos y enemas o en exceso de ejercicio físico.
  • Si los episodios de atracón/conducta compensatoria ocurren al menos dos veces por semana durante tres meses, podemos asegurar la presencia de un TCA.

Suele sucedes que dos o más síntomas de este trastorno se presenten al mismo tiempo, de manera que una persona puede estar cursando un periodo de anorexia, en el que se alcance la delgadez extrema, y meses después puede entrar al de bulimia, donde la recuperación del peso podría rebasar el que se tenía antes del desarrollo de la anorexia.

¿Cómo detectar un desorden alimenticio?

También es frecuente que ambos trastornos se acompañen de vigorexia y/o episodios de comedor compulsivo. Es importante detectar estos trastornos a tiempo, ya que cuando el TCA ha avanzado mucho es difícil revertir el daño que ha ocasionado física, mental, emocional y moralmente.

¿Qué hago si un amigo o familiar presenta síntomas de un desorden alimenticio? 

Si has evaluado la situación de un amigo o familiar, lo mejor es que hables con él o ella para que acuda a un especialista. Un nutriólogo, en compañía de un terapeuta pueden ayudarlo a encontrar la guía que requiere. Mientras más tiempo pase, más tiempo estará en peligro, así que no postergues la visita a un profesional de la salud. 

Por Lic. Nut. Daniela Merchant Careaga

¿Te interesa mejorar la alimentación de las personas? Descubre más sobre la carrera de Nutrición en la UNITEC. 

Aprende + de la Licenciatura en Nutrición

Tópicos: Licenciatura en Psicologia, Salud, Licenciatura en Nutricion
Ciencias de la Salud UNITEC

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Por qué estudiar una Licenciatura en Enfermería (infografía)