<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-NFL6FC" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Para Yessica López Coyotzi, alojar su proyecto emprendedor en la Incubadora de Empresa de la UNITEC  ha sido tan definitivo para Té de Querer que ha marcado la diferencia de su negocio.

Conoce Té de Querer: pasión incubada

Té de Querer nació en noviembre de 2012, siguiendo la pasión que Yessica tenía por esta milenaria bebida. Después de terminar la Licenciatura en Administración de Empresas en la UNITEC Campus Sur, tenía la “espinita” de emprender un negocio. Así que, tras de probar un breve tiempo en el mercado laboral, se fue a hacer un curso de sommelier de té, en la Escuela Argentina de Té, estudios que le dieron las bases para tropicalizar la cultura del té en México y aprovechar su rica herbolaria.

Luego, le nació la idea de llevar su proyecto de negocio a la Incubadora de Empresas de su alma máter. “Es lo mejor que se puede hacer. Sobre todo si tienes la pasión y la paciencia, porque te apoyan, te llevan de la mano; parece la escuelita, pero es lo que se necesita para que tu proyecto no se te haga más difícil de lo que es”, asegura agradecida.

Conoce Té de Querer: pasión incubada

“Si no hubiera realizado el proceso de pre incubación, de incubación y de post incubación, yo ya hubiera borrado mi proyecto”, suelta contundente.

Pero la Universidad no solo acogió su emprendimiento, sino que también la impulsó en la venta de sus productos en sus diferentes exposiciones. Así, de boca en boca, fue como Té de Querer se fue dando a conocer entre la Comunidad UNITEC, para luego abrir su primer punto de venta, en la casa de sus padres. De entonces, a la fecha, el aromático negocio ya suma tres puntos de venta, todos en la Ciudad de México, que generan 13 empleos de planta más 10 puestos eventuales.

Conoce Té de Querer: pasión incubada

Té hasta en los sándwiches…

Paradójicamente, para una amante del té (por cierto, no le gusta beber café), la principal problemática a la que se ha enfrentado su negocio es la escasa cultura del té que hay en México, donde no solo esta bebida está devaluada, sino que también se le considera como un “brebaje” exclusivo para curar enfermedades.

“El té es una bebida que se puede tomar en cualquier momento y en cualquier forma”, arenga Yessica. Por ello, su mejor arma para educar a la población en la cultura del té ha s innovando lo mismo en sabores como en la forma de preparar el té. “No solamente puede ser caliente, frío o frappé –explica-, sino que también lo puedes tomar en malteadas, en crepas, en sándwiches, en ensaladas, lo puedes poner en la comida. Es más, ya hacemos destilados con el sabor del té”. Mercadotecnia pura, dirían los expertos.

Conoce Té de Querer: pasión incubada

Detrás del impulso de esta ancestral bebida está la continua preparación de Yessica, quien lo mismo toma cursos de herbolaria en la Universidad de Chapingo, que visita jardines botánicos o que asiste al World Tea Expo, feria que, en Las Vegas, Nevada, congrega a los máximos exponentes del té.

Como inquieta emprendedora, el proyecto inmediato de la fundadora de Té de Querer es vender sus productos en línea, específicamente montados en las plataformas electrónicas de Amazon, Mercado Libre y Linio. Asimismo, adelanta, tiene en puerta exportar hacia Honduras, Brasil y Chile, mercados donde la herbolaria mexicana es altamente apreciada.

El mercado, reconoce, es cambiante y, por ello, se tiene que ir acoplando, tal y como lo hizo con su plan de negocios en la Incubadora de Empresas de la UNITEC. “Eso –subraya- ha marcado la diferencia en la vida de Té de Querer”.

Si perteneces a la Comunidad UNITEC, trae tu idea de negocio para que los expertos de la Incubadora de Empresas te asesoren. 

Acércate a la Incubadora de Empresas

Tópicos: Licenciatura en Administracion de Empresas, Incubadora de Empresas
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Descubre tus opciones de Respaldo Económico (ebook)