<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

De cuidar el ganado a tener una consultoría de TI propia: así son los contrastes en la vida de Rigoberto Texmaye, egresado de la Maestría en Dirección de Proyectos de la UNITEC. ¡Conoce su historia!

RIGOBERTO TEXMAYE.jpg

La vida de Rigoberto Texmaye no es distinta a la de muchos de los mexicanos: desde pequeño tuvo que enfrentarse a retos. Por ejemplo, el desafío de aprender el idioma español a pesar de que él solo conocía el otomí, dialecto que se habla en Hidalgo, en el Municipio El Cardonal, de donde es originario.

Aunque el deseo de superarse siempre lo acompañó, hubo momentos complicados que tuvo que enfrentar; por ejemplo, la falta de oportunidades laborales: “Terminé mis estudios como técnico superior universitario en Informática, traté de buscar trabajo con esa carrera técnica, pero realmente era muy complicado. Por lo que me dediqué a pastorear a los borregos y a los chivos. En mi pueblo no había trabajo para mí”, comenta Rigoberto Texmaye.

“A veces se burlaban de mí, porque decían que cómo era posible que teniendo una carrera técnica no ejercía mi trabajo. Esas burlas también me motivaron a superarme, salir del pueblo y buscar esas oportunidades”.

Es así como llegó a la Ciudad de México a enfrentarse a una sociedad que es muy distinta, donde obtuvo su primer empleo en el Instituto Federal Electoral, que perdió días después porque su español era poco fluido y no conocía la ciudad. “Esta experiencia no me desanimó, me impulsó a buscar nuevas oportunidades, porque yo venía a la ciudad con un sueño que era terminar una ingeniería. Quería ser ingeniero”.

Rigoberto Texmaye, reflejo de la cultura del esfuerzo

Nuevo trabajo, nueva escuela

Un nuevo trabajo se presentó pronto. A pesar de que la contratación fue inmediata, este escenario lo enfrentó a dos realidades: la primera, la actualización en el rubro de la Informática es fundamental y la segunda, saber que el bullying aparece en cualquier escenario y a cualquier edad.

“Siempre traté de estar en contacto con temas relacionados a la programación, pero la realidad es que ya estaba desactualizado. Esa condición se sumó a que vengo de un pueblo y el bullying por parte de los compañeros estuvo presente. En mi jornada laboral era común escuchar frases como: ‘Tú qué vas a saber, si eres de pueblo’. Y sí, efectivamente, cuando entré a esta empresa desconocía muchas cosas, pero eso no me detuvo, al contrario, me impulsó para comenzar a estudiar una licenciatura y después una maestría”, comparte.

“Es así como un compañero me habló de la UNITEC, él había estudiado ahí y era muy bueno en su trabajo. Así que entré a la página, me registré y comencé mi Ingeniería en Sistemas Computacionales”.

Rigoberto comenzó a entender la importancia de contar con conocimientos teóricos, porque aunque él estaba ejerciendo su carrera de forma técnica, desconocía de muchos conceptos que le permitieran ser más crítico y proactivo en su trabajo. “En la universidad logré ampliar mi pensamiento crítico y mi nivel de conciencia, entender otros términos y comenzar a plantearme otras metas”.

Rigoberto Texmaye, reflejo de la cultura del esfuerzo

Maestría, ventana a un nuevo panorama

Como la de tener una empresa propia, la de desarrollar proyectos en el rubro de la tecnología que provengan de un pensamiento y ambiciones propias. Esto es lo que Rigoberto encontró en las Maestrías de la UNITEC: “Mi sueño llegaba hasta concluir la ingeniería, nunca pensé en una maestría. Pero revisando en la página de la UNITEC, vi que había la oportunidad de obtener una beca del 100% y me interesó. Para obtener este beneficio pedían escribir una Historia UNITEC, una historia de esfuerzo. Decidí intentarlo, la hice junto con mi familia, resulté ganador. Estaba feliz”

El último reto de este alumno UNITEC lo vivió en el maestría, ya que “es una dinámica diferente, hay más presión, tienes que leer más artículos y hacer más investigación, hay que hacer un verdadero esfuerzo. En el posgrado aprendí más del trabajo en equipo, desarrollé un pensamiento crítico. La maestría me ayudó a enfocarme a ser un programador y a decidir que mi siguiente meta es crear mi propia empresa de desarrollo de software, empezar a crecer profesionalmente, pero ya con todos esos conocimientos que he adquirido en la escuela y en los trabajos. Estoy listo para enfrentar nuevos desafíos”, finaliza el maestro en Dirección de Proyectos, Rigoberto Texmayé.

Si tienes un espíritu de superación y quieres llegar más lejos, conoce las maestrías de la UNITEC y prepárate para retos cada vez más grandes. 

Conoce nuestras Maestrías 
Tópicos: Ingenieria en Sistemas Computacionales, Exalumnos, Maestria en Direccion de Proyectos
REU UNITEC

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Calcula tu beca (web)