El acceso a más y mejor educación es un factor relevante para cerrar la brecha de desigualdad económica y social que prevalece en México, afirmó el doctor Enrique Cárdenas, en el panel de discusión sobre “educación y movilidad social”.

“México tiene un nivel de movilidad bajo”, señaló el doctor Cárdenas, Director Ejecutivo del Centro de Estudios Espinoza Yglesias. Por ejemplo, según los resultados del Informe en Movilidad Social en México 2013: Imagina tu futuro, 20% de la población nace en el nivel socioeconómico más pobre y, una generación después, 48% continuará ahí. Esto nos habla de una sociedad fragmentada y de una perpetuidad de desigualdades”.

Y no sólo el origen del hogar donde se nace, influye. La educación es un factor importantísimo porque, dado que los ingresos familiares están ligados a la educación, los niveles de escolaridad de los padres impactan en las oportunidades que tendrán sus hijos.

De acuerdo con el Informe de Movilidad Social, 11% de los hijos que tienen padres sin estudios tampoco tendrán acceso a la educación básica, y muy pocos de ellos concluirán la preparatoria o la universidad, señala Cárdenas. Por el contrario, padres con estudios profesionales tendrán, en su mayoría, hijos con licenciatura o, en el menor de los casos, con preparatoria.

Durante la discusión, los panelistas -doctor Marco A. Fernández, investigador del ITESM, y doctor Luis de la Calle, coautor del libro “Clasemediero”-, enfatizaron la importancia de elevar la calidad de la educación en México, de modo que cumpla la función de permitir el ascenso en la escala social. También subrayaron que no se debe ofrecer espacios que no garanticen esta calidad a los jóvenes, porque se estaría creando un problema mayor.

Por su parte, el Rector de la Universidad Tecnológica de México, Manuel Campuzano Treviño, dijo que la educación por sí misma no es suficiente si no logra romper también el círculo vicioso que conforman el estancamiento económico, la baja productividad, el desempleo y el subempleo, los bajos salarios y la inversión insuficiente. El reto es transformar ese círculo vicioso “en un círculo virtuoso en el que factores como la educación y la salud, el crecimiento económico y las mejoras sustanciales en el ingreso familiar, impulsen la movilidad social ascendente, entendida como una mayor igualdad de oportunidades en nuestra sociedad”.

Finalmente, el maestro Jaime Martínez, investigador del CIDAC, y el escritor José Luis Trueba, catedrático de la UNITEC, coincidieron en señalar que, además de las habilidades y conocimientos técnicos que la educación superior proporciona, es importante trabajar en el desarrollo de habilidades suaves como liderazgo, trabajo en equipo, pensamiento crítico, lectura y comprensión, para cubrir las necesidades que los empleadores requieren de los egresados en la actualidad.

[button link="http://www.unitec.mx/" variation="soft_orange"]Conoce nuestra Oferta Educativa[/button]

Tópicos: Vida Universitaria
REU

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
¿Estudiar y trabajar es posible?