En pleno 2020 ser mujer todavía implica tener que enfrentarse a mayores obstáculos que los hombres en el mercado laboral.

5 retos de las mujeres que trabajan

Sí, sabemos que ha habido muchos avances. Atrás quedaron los tiempos en los que las mujeres no podían votar (la primera vez que ejercieron este derecho fue en 1955) o en los que las empresas ni siquiera se planteaban la idea de contratar a una mujer para un puesto directivo. Sin embargo, la brecha de género continúa existiendo y para muestra, bastan cinco botones:

Menores oportunidades laborales

Pese a que la población de mujeres representa a la mayoría de los mexicanos (51.4%, INEGI 2015), ellas tienen apenas el 36.6% de las plazas de empleo formal, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social. Así, la tasa de empleo en México es baja en general, en comparación con el promedio de los países de la OCDE, porque la tasa de empleo de las mujeres es extremadamente baja.

5 retos de las mujeres que trabajan

Discriminación en el lugar de trabajo

En cualquier plática de oficina, al menos habrá una mujer que haya vivido en carne propia la discriminación: desde la entrevista de trabajo en la que le preguntaron si piensa “casarse y tener hijos” como factor a considerar en su contratación, hasta la junta creativa para revisar un nuevo proyecto en la que su opinión parece no tener importancia hasta que la “valida” un hombre.

5 retos de las mujeres que trabajan

Lidiar con el acoso sexual

Sin entrar a debatir en qué punto lo que acompaña un piropo halagador e inocente se convierte en acoso, la verdad es que aún nos falta mucho para que los lugares de trabajo sean ambientes totalmente civilizados en donde las mujeres puedan desenvolverse y desarrollar todo su potencial sin temor a que algún superior espere “algo más” a cambio de un ascenso.

5 retos de las mujeres que trabajan

Cuidarse en todo lo que se hace

Cómo te vistes, cómo te maquillas, cómo saludas, cómo te ríes, cómo diriges una oficina: todo es visto y amplificado con lupa si eres mujer. Así, una jefa que mantiene el control en su equipo de trabajo suele ser tachada de “mandona”, mientras que un hombre con la misma actitud será percibido como “buen líder”. Los estereotipos de género aún hacen de las suyas.

5 retos de las mujeres que trabajan

Esforzarse al doble

Es un hecho que una mujer gana 17% menos por el mismo trabajo si fuera realizado por un hombre. Según datos de la OCDE, en México una mujer tiene que trabajar casi 15 meses para ganar lo que un hombre percibe en un año. Y, si tomamos en cuenta a las mujeres que tienen hijos, la brecha salarial se dispara casi al doble.

 

Es decir: el techo de cristal sigue existiendo y queda claro que todavía hay mucho por hacer para lograr una situación de real igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral.

¿Te has enfrentado a alguna dificultad en el trabajo por ser mujer o conoces a alguna que haya superado un caso de discriminación? Comparte tu testimonio con nosotros.

Suscríbete al blog

Tópicos: Empleo
UNITEC Te Impulsa

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Infografía ¿Estás listo para una maestría?