La Dra. América de Lourdes Ayuso ayuda a que los bebés con paladar hendido logren una mejora de hasta el 95 por ciento.

 

 

Estudiantes de la Especialidad de Pediatría y Ortodoncia de la Facultad de Odontología de la Universidad Tecnológica de México (UNITEC) iniciaron con la Dra. América de Lourdes Ayuso y el Dr. Manuel Vargas, catedráticos de esta institución, la labor altruista de atender a recién nacidos con problema de paladar hendido.

La Dra. Ayuso aseguró que el paladar hendido es el defecto congénito más frecuente en los recién nacidos, ya que uno de cada 700 lo padecen, lo que suma, al año, cerca de 3 mil bebés con ese problema.

“El paladar hendido es un defecto congénito de las estructuras que forman la bóveda palatina, y es característico por una hendidura o apertura en el paladar superior. Es un problema multifuncional; aproximadamente, el 15 por ciento es por herencia, el otro 15 por ciento se relaciona a síndromes y el resto es aleatorio, como la condición de salud de la mamá, el contacto con solventes, la diabetes y procesos químicos”, explicó la Dra. Ayuso.

Los recién nacidos son enviados de los hospitales La Raza y Juárez de México para que inicien su tratamiento en la Facultad de Odontología, el cual consiste en alinear y nivelar, por cuatro meses, los segmentos óseos. Ello se logra gracias a los principios básicos de la ortodoncia y la ortopedia maxilar para enderezar los huesos de los bebés. Asimismo, se auxilian de la estimulación con redirección de fuerzas.

Durante el tratamiento, los estudiantes de las especialidades de la UNITEC colocan una placa de acrílico que les permite corregir el labio, el alveolo y el paladar del bebé. Además, emplean un dispositivo de alargamiento para elongar tejidos blandos y mejorar la apariencia de la nariz, con lo que el paciente podrá alcanzar un 95% de mejora.

El inicio de este tratamiento, dijo la especialista, se recomienda en la primera semana del recién nacido, “debido a que tienen muchos estrógenos de la sangre de la mamá. Si no se lo realizan, el niño crecerá con problemas de lenguaje y expresión facial.”

Posterior a este tratamiento, los recién nacidos regresarán a los hospitales La Raza y Juárez de México donde les realizarán su primera operación de labio y nariz; posteriormente, de paladar e injerto alveolar.

“Con esta labor no sólo mejora el paciente, también se apoya a la economía familiar, ya que un tratamiento de este tipo tiene un costo aproximado de 15 mil pesos. Aquí únicamente pagan la apertura de expediente”, finalizó la Dr. Ayuso.

Carlos Mendoza, padre de uno de los pacientes, compartió su experiencia con este tratamiento: “El avance que ha tenido mi niño es algo que no puedo explicar, vemos claramente su evolución. Además, ya no se nos ahoga cuando come, lo cual es increíble. Como papá estoy muy agradecido, ya que el tener un bebé así te cambia la vida, pero con este apoyo nos resulta más fácil aceptar y superar esta realidad”.

Tópicos: Salud
REU

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
¿Estudiar y trabajar es posible?