El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en mujeres a nivel mundial. Según la Asociación Mexicana de Lucha contra el cáncer, cada nueve minutos se detecta una mujer con cáncer de mama en México.

Cifras de la misma asociación, reportan que al año, mueren más de 5 mil 113 mujeres y otras 30 mil son diagnosticadas con dicho padecimiento en etapas tardías.

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama es una de las patologías asociadas al envejecimiento, al retraso en el inicio de la vida reproductiva y a los estilos de vida. Además, representa un problema de salud pública, debido al incremento gradual y sostenido de dicha enfermedad, así como al costo de su tratamiento.

Según la Organización Mundial de La Salud a nivel mundial, el cáncer de mama afecta al 16% de la población femenina que padeció algún tipo de cáncer.

Síntomas del Cáncer de Mama

Los síntomas más comunes de este tipo de cáncer son “bultos” en el área de las mamas, piel naranja o secreción extraña del pezón.

Algunos factores que debemos considerar

Los factores reproductivos asociados a una exposición prolongada a estrógenos endógenos, como una menarquia precoz, una menopausia tardía y una edad madura cuando el primer parto figuran entre los factores de riesgo más importantes del cáncer de mama.

Estos factores deberán considerarse para saber si se es más susceptible a padecer este tipo de cáncer.

También, es importante considerar la edad, ya que ésta aumenta el riesgo de padecerlo. La mayoría de cánceres de mama se produce sobre los 50 años; a los 60 el riesgo es más elevado y resulta muy poco frecuente por debajo de los 35 años, aunque también es posible.

Por otra parte, los antecedentes familiares, pueden aumentar las posibilidades de padecerlo, ya que si una hermana, madre o hija ha sufrido esta enfermedad el riesgo se eleva.

¡Sí se puede prevenir!

Uno de los métodos más recomendables para prevenir este cáncer, o bien, detectarlo en etapas tempranas es la autoexploración. Éste consiste en tocarse la mama cuidadosamente y verificar que no exista alguna “bolita” o haya alguna secreción.

Se recomienda hacer una exploración cada mes, a partir que las mamas comienzan a crecer. Después de los 40 años, es recomendable ir más a fondo y acudir al médico para un estudio más minucioso: la mamografía.

La mamografía facilita la detección de pequeños bultos, difíciles de percibir mediante la palpación, gracias a que es una prueba de imagen por rayos X.

No olvides que el cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, y está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.

Desgraciadamente, en México el 93% de los casos de cáncer se detecta en etapas cuando ya no hay terapia que permita salvar la vida. No tengas miedo y autoexplórate

Tópicos: Salud, Padres de Familia
Ciencias de la Salud UNITEC

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
New Call-to-action