El tratamiento médico en el cuidado del paciente diabético no logrará su objetivo si éste no consigue mejorar sus hábitos de alimentación y ejercicio. 

Ejercicio y nutrición, aliados en el cuidado del paciente diabético

La diabetes es una enfermedad crónica que demanda atención inmediata para mantener una buena calidad de vida. Cada año que el paciente se niega a recibir tratamiento por la enfermedad, incrementa el riesgo de comorbilidades futuras, tales como: daño al riñón,  a los ojos, entre otros.

Es muy importante que el paciente reciba tratamiento médico y nutricional de cabecera.

Si bien, el tratamiento médico es extraordinariamente importante, éste no logrará su objetivo si el paciente no consigue mejorar sus hábitos de alimentación e incorpora una práctica de actividad física a su rutina diaria.

Un diabético debe realizar al menos 5 comidas al día. Tres comidas principales y dos colaciones.

En las comidas principales: desayuno, comida y cena, deberá incluir alimentos de los tres grupos que señala el plato del bien comer:

  1. Frutas y verduras
  2. Cereales y tubérculos
  3. Leguminosas y alimentos de origen animal

Ejercicio y nutrición, aliados en el cuidado del paciente diabético

En las colaciones deberá elegir alimentos prácticos que permitan ofrecer al cuerpo energía para realizar las labores diarias y evitar que  se quede en “ayuno”. Ejemplo de colaciones:

  • ½ taza de fruta + 1 rebanada de pan tostado
  • 1 taza de pepino + ½ sándwich de queso con lechuga y jitomate
  • 1 barra de cereal (máximo 100 kcal) + 1 taza de jícama

Es importante mencionar que lo anterior son sugerencias que deberán consultarse con su nutriólogo para adecuarlas a cada paciente.

En cuanto a la actividad física se recomienda realizar 30 minutos al día. Es muy importante que al iniciar dicha actividad se haga de manera progresiva.

El tipo de actividad física recomendada es preferentemente aeróbica, como: caminata, correr, nadar, bailar, bici, entre otros.

Ejercicio y nutrición, aliados en el cuidado del paciente diabético

Podrán iniciar la práctica de ejercicio en compañía de familiares, amigos o compañeros del trabajo, lo que les facilitará la incorporación al nuevo hábito.

Si el paciente mantiene un adecuado tratamiento médico y nutricional, la práctica de actividad física ayudará de manera importante a mejorar los niveles de glucosa.

Un paciente acoplado a los nuevos hábitos de alimentación puede lograr adaptarse adecuadamente a una vida normal. Se deben respetar las reglas del tratamiento médico, comer a sus horas, no hacer ayuno en ningún momento del día, no consumir azúcar, no comer dulces ni chocolates y evitar el refresco.

Recuerda que el médico y el nutriólogo son las personas que te guiarán en lo necesario para mejorar tu salud.

Tu salud es lo más importante. ¡Cuídala!

¿Te interesa cuidar la alimentación de las personas? Conoce más sobre la Licenciatura en Nutrición dando clic en el botón naranja. 

Estudia una Licenciatura en Nutrición 

Tópicos: Licenciatura en Enfermeria, Licenciatura en Nutricion
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Por qué estudiar una Licenciatura en Enfermería (infografía)