¿Crees que sufres de tristeza o depresión? Ten cuidado con ambos términos, pues no son sinónimos uno del otro. ¡Conoce la diferencia entre ellos! 

Tristeza o depresión: ¿cuál es la diferencia?

“Soy depresivo”, “estoy depre”, “tengo un amigo que está muy deprimido”, son frases que se escuchan con mayor frecuencia en diferentes círculos sociales; sin embargo, ¿qué tan certeras son estas aseveraciones?, ¿es la depresión una enfermedad común y fácil de desarrollar?, ¿cómo distinguir entre un estado de depresión clínica y uno de tristeza?

Identificar la diferencia entre tristeza y depresión clínica es fundamental para actuar adecuadamente según la situación emocional y mental que se enfrenta.

La tristeza se da a partir de una situación específica y real, como la ruptura de un vínculo amoroso, la muerte de un ser querido, la pérdida del empleo y dificultades económica, entre otras. Cuando nos enfrentamos a situaciones que modifican el entorno al que estamos habituados se experimentan sentimientos de nostalgia, frustración, enojo y, en ocasiones, de apatía; sin embargo, después de un periodo de tiempo, que depende del tipo de situación de estrés a la que nos enfrentamos, estos sentimientos irán desapareciendo hasta el punto de no experimentarlos e incluso poder recordar el suceso estresor sin revivir dichos sentimientos.

Por otro lado, la depresión es un trastorno afectivo donde hay pérdida de interés o placer por toda actividad común al desarrollo del individuo sin identificar una causa específica o real que genere dicha apatía.

Tristeza o depresión: ¿cuál es la diferencia?

Podemos identificar a una persona que sufre de depresión cuando presenta:

  • Anhedonia: La persona es incapaz de experimenta placer, satisfacción o interés para la vida y sus actividades.
  • Pensamientos suicidas y culpa excesiva: El individuo manifiesta particular interés por la muerte, además de experimentar sentimiento de derrota y culpa, llegando a pensar que “el mundo estarías mejor sin él”.  
  • Insomnio o hipersomnia: Ya sea que el individuo no puede conciliar el sueño provocando un estado anímico irritable, o bien, duerme durante largos periodos.
  • Somatización: Surgen dolores físicos y sudoración extrema nocturna acompañada de angustia.
  • Modificación de apetito, peso y deseo sexual: Puede haber decremento de apetito y deseo sexual o incremento en dichas conductas, ambas, pudiendo impactar en el peso del individuo.

Las anteriores son solo alguno de los síntomas que se pueden manifestar de forma prolongada en una persona que sin razón aparente las experimenta o que después de, pasar un tiempo de duelo a partir de un suceso estresor, continúa manifestando dichos síntomas e incluso se agudizan.

Tristeza o depresión: ¿cuál es la diferencia?

Siempre que exista incertidumbre sobre la situación que experimenta el individuo es mejor acudir con un especialista para recibir un diagnóstico y orientación oportuna. Es importante no auto medicarse ni sugestionarse creyendo que sentimientos de tristeza puede desarrollar depresión.

Algunos institutos u organismos donde se puede recibir mayor orientación son:

Si crees que sufres de depresión o alguien cercano a ti está sufriendo a razón de este padecimiento, acércate a recibir más información y asesoría. Es importante hacerle saber que no está solo y que hay profesionales dispuestos a ayudarle. 

¿Te interesa saber más sobre la salud mental? ¿Quisieras dedicarte a ayudar a las personas a conocer más sobre su mente? ¡Estudia una licenciatura en psicología! 

Estudia una Licenciatura en Psicología

Tópicos: Licenciatura en Psicologia, Salud
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Por qué estudiar una Licenciatura en Enfermería (infografía)