Con el objetivo de conocer la perspectiva sobre el reto educativo ante los reajustes de la economía mundial, directivos de la UNITEC acudieron a un panel en el que se abordó dicho tema bajo la experiencia y visión del Dr. Ernesto Zedillo, expresidente de México;  el Dr. Juan Ramón de la Fuente, exrector de la UNAM, y el Dr. Luis de la Calle, Director de De la Calle, Madrazo, Mancera, S.C. 

Los tres coincidieron en que el futuro está en la educación de los jóvenes. Sin embargo, expresó el Dr. Zedillo,  “nuestra tasa de escolaridad es insuficiente para las necesidades del desarrollo tanto del profesionista como del país. Debemos promover competencias básicas, ya que la demanda por la educación siempre irá ligada a la economía”.

Comentó que el 60% de la fuerza de trabajo del país está en la economía informal, por lo que en promedio sus ingresos van a la baja y  su expectativa es que sigan en la pobreza. “Es imposible discutir el tema educativo sin considerar el rubro estructural de la economía y el estado de derecho… podemos tener un extraordinario sistema educativo, pero si no tenemos una economía que se corresponda, veremos a muchos jóvenes frustrados”, enfatizó el Dr. Zedillo.

En su turno, el Dr. Juan Manuel de la Fuente externó su preocupación por construir universidades innovadores que vinculen a los estudiantes con el sector laboral para que, además de adquirir conocimientos, les enseñen a aprender a hacer.

Reiteró que, como parte del proceso, se debe generar en los jóvenes una conciencia social y humanista, basada en ética, valores, y responsabilidad, tal como la UNITEC lo manifiesta en su misión y lo demuestra en la práctica.

Finalmente, el Dr. Luis de la Calle manifestó su interés por que la educación lleve un enfoque de país moderno, donde se enseñe liderazgo, humildad y se cuente con la ansiedad por aprender, ya que “sin curiosidad intelectual no tendremos movilidad social”, concluyó.

 

Estudia una Licenciatura en la UNITEC

New Call-to-action
Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes

Más recientes

¿Estudiar y trabajar es posible?