<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

Tener un Plan B siempre te ayudará a seguir tu sueño de entrar a la universidad; aprende a construir más opciones. 

valiosos-tips-de-orientacion-vocacional-4

Al navegar a veces no contemplamos dar un giro en el timón, pero este movimiento puede ayudarnos a encontrar un mejor camino hacia nuestro destino. Si ese punto final es entrar a la universidad, trazar distintas rutas no está de más, aunque eso pueda significar replantear nuestro plan de vida. Hay que armar un Plan B.

Por ejemplo, una universidad como la UNAM suele ser la opción predilecta para estudiar una carrera, en gran parte por su prestigio y también por su accesibilidad. Sin embargo, la capacidad de estas instituciones públicas no es suficiente para aceptar a todos los aspirantes que concursan año con año, haciendo que miles pausen su sueño indefinidamente. He ahí la importancia de aprender a generar un “Plan B”, una estrategia que contemple alternativas que nos permita avanzar hacia la meta.

“Si tú trazas una línea recta significa que ya estás muerto, porque la única línea recta que tú vas a ver en un electrocardiograma es esa, cuando ya no hay vida. La vida es un sube y baja, si tú no tienes un plan B, C, D lo que sucede es que entras en frustración”, comenta Mariana García, Maestra en Psicología Organizacional.

Si no se obtuvo el resultado deseado en el examen de admisión, es el momento de retomar ese tropiezo como una oportunidad de abrirse el panorama con otras opciones y no precisamente las que no habíamos trazado.

¿Cómo evitar la frustración tras el examen de admisión con un Plan B?

Cambiar el rumbo no debe ser algo tan negativo pese a que en nuestra cultura se nos inculca desde pequeños a seguir un camino perfectamente diseñado.

respaldo-economico-unitec-ocho-alternativas-para-pagar-la-universidad-1

No se trata de un fracaso, sino la puerta para poder vivir un cambio, en el que se reafirme nuestro sueño o se encuentren otras habilidades y virtudes.

Primero hay que entender, comprender y asumir que tenemos varios sentimientos, entre los que está la frustración; luego hay que preguntarse el origen de esa emoción pues puede revelar que esté más allá del examen de admisión. “Muchas veces pueden encontrar que en lugar de ser un deseo propio era un deseo de alguien más”, apunta Mariana García.

¿Cómo armar un Plan B para entrar a la universidad?

Una vez que hemos superado la parte emocional, es momento de visualizar nuevos escenarios que nos permitan experimentar esa vida universitaria tan deseada.

“Creo que los que persisten en esa opción de entrar a la Educación Superior es porque ese es el objetivo real, el beneficio es que van a buscar los medios para lograr insertarse en la universidad”, asegura Judith Garduño, psicóloga educativa y quien trabaja en la orientación de estudiantes del Conalep.

guia-examen-comipems-3

Para Judith, el papel de la Orientación Vocacional que se da en el nivel bachillerato es fundamental para aterrizar una estrategia exitosa, bombardeando a los adolescentes de información y opciones que les abran más el panorama de cuánta oferta educativa, escuelas y planes educativos existen.

“Más allá del cómo debe ser esa estrategia me iría al cómo le haríamos, o qué herramientas podrían usar que ya tienen para empezar a construir”, destaca Mariana García.

Datos de ingreso a la universidad pública en México

¿Cómo saber cuál es mi vocación? 

Antes de armar un Plan B hay que cuestionar la firmeza de nuestra vocación. Si no nos quedamos en la opción deseada, esa pausa puede ser una oportunidad para replantear, e incluso reforzar el camino que queremos seguir.

“Tú puedes tener la certera convicción de que quieres ser médico o enfermera, pero si no tienes la vocación para eso no lo vas a poder llevar a cabo”, subraya Judith.

Muchas veces los factores que influyen en la elección de una carrera tienen que ver con la familia, pues según Mariana García, es ahí donde parte la idealización de la universidad. A veces se deriva de una presión de estudiar algo que es tradición en núcleo familiar; otra es el ser el primer profesionista de todos; pero también existen otros contextos en los que se juega con más opciones y escenarios. 

excelentes-razones-para-hacer-un-test-vocacional-2

“Cuando tengan claro cuál es su vocación, para qué están estudiando, entonces ahora hay que conducirlos, abrir el panorama, y ver hasta donde el nivel de frustración les puede ayudar o no, y de ahí, dejarlos solos”, dice Judith.

Un Plan B te prepara para dar el giro y entrar a la universidad

Al momento de presentar el examen de admisión a la universidad pública, la psicoterapeuta Mariana García recomienda primero que nada no querer tener el control y poner el 50 y 50 de probabilidades con la finalidad de aligerar la angustia y la expectativa. Pero de no quedar seleccionado hay que dar el siguiente paso:

  • Aceptación. Como cualquier proceso de pérdida hay que pasar por un duelo.
  • Saber que hay más opciones es darse la oportunidad de que tus cosas cambien y para bien.
  • Reconocer sentimientos. Es probable que mucha gente a tu alrededor tenía expectativas pero al final lo que importa es lo que sientes.
  • Cambiar de rumbo. No pasa nada si cambiamos la dirección, al contrario podemos encontrar muchas cosas que nos pueden favorecer.
  • Preguntarse cuál es la meta de tener un grado de universidad y sobre eso .

No quedarse en la UNAM u otra universidad pública no significa el fin del mundo, hay que saber generar alternativas que nos permitan llegar a ese mismo objetivo: ser universitario.

Te compartimos algunos tips que te pueden funcionar al momento de elegir una universidad. 

¡Haz el Simulador!

Tópicos: UNITEC Hoy, Licenciaturas UNITEC, Vida Universitaria
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Un día en la vida de un ingeniero