<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

Es posible que las impresoras 3D revolucionen el comercio, la medicina, los procesos de producción, la forma en que compramos y, necesariamente también, muchas profesiones.

El diseño industrial, el diseño gráfico y la arquitectura serán algunas de las que habrán de utilizar esta herramienta, ampliando sus horizontes de acción a campos tecnológicos de vanguardia.

Hay quien argumenta que nos encontramos a las puertas de una nueva revolución industrial gracias a la llegada de estas nuevas impresoras. En su libro, Crear o morir, el periodista Andrés Oppenheimer comenta que “las impresoras 3D podrían eclipsar a la producción industrial masiva como la conocemos y reemplazarla por la producción individualizada de bienes fabricados en nuestros hogares”.

En Estados Unidos ya hay quienes cuentan en casa con esta clase de impresoras. Pero ¿para qué sirve y cómo funciona una impresora de este tipo? Se trata de máquinas que funcionan al revés que los equipos tradicionales que trabajan cortando material de un bloque sólido. Las nuevas impresoras, en cambio, empiezan con nada y van agregando, progresivamente, capas de material hasta formar la figura deseada; por ejemplo, un conejo de plástico.

Para desatar la “magia” que encierra una impresora 3D es necesario, primero, comprar en internet el modelo computarizado del objeto (previamente diseñado por expertos en el área) y contar con los materiales adecuados para alimentar a nuestra impresora.

La realización de este “dibujo por computadora” –un modelo descargable que especifica las posiciones de cada esquina, el radio y centro de cada curva– exige la intervención de ingenieros, diseñadores industriales, y también diseñadores gráficos. Estos profesionales deberán desarrollar nuevas habilidades, dominar la tecnología que hace posible la impresión 3D y adquirir conocimientos que les permitan moverse en un mundo donde las reglas de producción cambian para gestar una nueva revolución industrial. 

“Cada vez más, la consigna de las empresas será ‘exportar el diseño, no el producto’ (…) –menciona Oppenheimer–. Por ello, los expertos coinciden en que los países que se beneficiarán con esta nueva tecnología serán los que produzcan los mejores diseñadores, ingenieros, científicos y técnicos”.

Escenarios para la innovación

Los profesionales que dominen las capacidades de la impresión 3D serán seguramente los productores de “diseños descargables” en áreas como:

-       Medicina: En la fabricación de prótesis de titanio personalizadas para implantes de rodilla o cadera, o audífonos hechos a la medida. En 2012, se reemplazó la quijada infectada de una mujer de 83 años en Bélgica con una prótesis personalizada impresa en 3D.

-       Moda: Donde el paso más famoso lo ha dado la empresa Nike, que en el 2013 presentó el Vapor Laser Talon, un zapato de futbol. La impresión 3D también se ha probado en la creación de bolsas, trajes de baño, vestidos, etc.

-       Transporte: Un sector en el que las impresoras 3D más grandes del mundo son capaces de imprimir piezas de titanio para el fuselaje y alas de aviones de pasajeros.

-       Industria espacial: Donde es muy posible que se utilice muy pronto una impresora 3D en la Estación Espacial Internacional para la impresión de refacciones, lo que ahorraría millones de dólares.

“Hoy –como refiere Andrés Oppenheimer– las impresoras 3D son utilizadas principalmente por arquitectos, ingenieros y diseñadores para elaborar maquetas de sus proyectos. Si antes, por ejemplo, un arquitecto que estaba proyectando un edificio tenía que mandar a hacer una maqueta en alguna fábrica especializada –proceso que le costaba miles de dólares y que podía tardar hasta varias semanas–, ahora puede hacer esa maqueta en una impresora 3D en media hora, por menos de 10 dólares. Y si no le gusta como salió, la puede hacer nuevamente con los cambios que quiera”.

Conoce la nueva Impresora 3D que pone al día a la UNITEC en la formación de Diseñadores Industriales, en Campus Atizapán.

 

Sigue a UNITEC en Twitter

impresora_3d

impresora_3d_v2

Tópicos: Licenciatura en Arquitectura, Premio UNITEC, Ingenierias UNITEC, Licenciatura en Diseno Animacion y Arte Digital
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Un día en la vida de un ingeniero