<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

La juventud es una etapa especialmente susceptible para sufrir “descalabros” emocionales. ¡Aquí, te brindamos unos tips que pueden ayudarte a levantarte de esos momentos difíciles!

7 hábitos de resilencia para la vida cotidiana de los jóvenes

¿Te has puesto a pensar, alguna vez, que los cangrejos tienen grandes similitudes con los jóvenes? No. ¿Les parece una idea descabellada? No lo es. Veamos por qué.

Si pensamos bien en los cangrejos, estos crustáceos tienen unas duras tenazas que nos hacen creer que son fuertes y seguros. En realidad, son lentos porque avanzan de lado (ni para adelante ni para atrás), además de que su dura coraza protege una sustancia blanda que contiene su ser que, si es tocada, puede destruirse.

Si lo vemos de esta manera, los cangrejos se parecen mucho a los jóvenes, porque estos han formado una coraza para protegerse e, incluso, pueden ser agresivos. Ellos no tienen tenazas, pero sí una gran boca. Sin embargo, los jóvenes están más vulnerables y hoy, como nunca, si reciben una herida en su interior quedarán muy lastimados.

7 hábitos de resilencia para la vida cotidiana de los jóvenes

La muda de piel

La vida de un ser humano atraviesa ciclos, y tras cada uno de ellos se convierte en un ser nuevo, que se desprende de una parte de sí mismo para poder seguir adelante. De esta manera se dice que los jóvenes nacen por segunda vez, después de aprender a cuidarse emocionalmente.

En general, la vida es una etapa de transformación constante, donde se muda de piel, de pensamientos, de gustos… Si bien la vida es frágil, también es maravillosa.

No se diga la vida de universitario que, especialmente, es un tiempo de reconquista, donde los jóvenes pueden sentir que hacen cosas positivas por y para él, no solo en discurso sino en acciones. A ello, pueden responder con agradecimiento y, para ellos, dar gracias está ligado a un “te quiero”.

7 hábitos de resilencia para la vida cotidiana de los jóvenes

Hábitos para sobrevivir en la vida cotidiana

A continuación, te compartimos siete hábitos que en tu vida del día a día te pueden ser de gran utilidad para superar momentos difíciles:

  • Comprender que los conflictos en la vida son un periodo pasajero. Los conflictos pasarán, las confrontaciones pasarán, todo pasará.
  • Entender que la vida se construye en comunidad.
  • Ser agradecido.
  • Buscar hasta el final tener relaciones positivas.
  • Buscar experiencias de flow (fluir). Formúlate las siguientes preguntas: ¿Qué me hace dejar de medir el tiempo, pero soy feliz? ¿En qué fluyo, qué disfruto realmente hacer y cómo compartirlo con los demás? 
  • Intentar tener al menos una emoción positiva al día y provocar una en los demás.
  • Buscar momentos de atención plena, cada día.

Eso sí, para redondear estos hábitos, te compartimos dos hábitos que debes evitar a toda costa:

  • Puedes cansarte de intentar acercarte a otros, pero no rendirte.
  • Puedes estar harto, pero tu vida necesita que metas las manos al fuego por ti mismo.

Si tienes alguna inquietud sobre este tema, acude al CADE. En el Centro de Apoyo al Desarrollo Estudiantil tendrás asesores a tu disposición que te ayudarán en asuntos académicos, psicológicos y emocionales.

Conoce más del CADE

Tópicos: CADE, Vida Universitaria, Licenciatura en Psicologia
REU UNITEC

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Conoce nuestro Hospital Simulado