<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

En el entorno Open Source, el hardware y el software fluyen como un tsunami de innovación. ¡Aquí te hablamos de este revolucionario concepto que están adoptando los ingenieros!

Ingenieros rebeldes: innovando sin permisos

El hardware y el software Open Source son una de esas cosas que en teoría no debe de funcionar, pero que en la práctica sí que lo hacen. Tal es el caso de Linux, Arduino, incluso la misma Internet. Ideas extrañas de “nerds”, “frikis” o inadaptados de la situación de la industria actual.

El hardware y el software Open Source es aquel que pone los esquemáticos y código fuente, de un dispositivo y/o un programa, a disposición de cualquier individuo con el objetivo de que todos puedan aprender, colaborar y aportar al proyecto, así como beneficiarse de éste. Facebook, Google, la Linux Foundation, Mozilla, entre otros son promotores de este concepto.

Cabe aclarar que existe una diferencia ética respecto al significado entre herramientas libres y herramienta Open Source. La distinción entre ambos términos radica en torno al concepto de “libertad”. De cualquier forma, ambos términos no implican que el producto final sea gratuito.

Ingenieros rebeldes: innovando sin permisos

Las bondades de la innovación abierta

En los sistemas cerrados y privativos la innovación se encuentra determinada por un común denominador: el tamaño de mercado. Si vas a desarrollar una aplicación que comunique diversos dispositivos de IoT entre sí, independientemente del protocolo que empleen, necesitas evaluar el tamaño de mercado que éste va a atacar, y solo si dicha necesidad realmente satisface un nicho de mercado importante para determinada industria se implementará.

La innovación abierta nos permite dos cosas: la primera es la creación de una microinnovación, aquella enfocada a nivel local que aporta una solución a dos o más entes/sistemas. La segunda es la creación de una macroinnovación. Si la innovación que satisfacía un problema local puede migrar a una escala de cientos, miles, millones, billones de entes/sistemas; es decir, pasa de un nivel local a uno global.

Es aquí donde la innovación abierta ataca lo micro y lo macro, no excluye y no olvida individuos o sistemas. La plataforma Arduino es un ejemplo de esto, al ser una plataforma de hardware y software abierta, en la cual cualquiera puede visualizar el diseño y construir sobre estas soluciones propias a problemas locales, o incluso globales sin necesidad de pedir permiso.

El hecho de innovar de esta forma implica una profunda pasión, interés y conocimiento de los usuarios finales de tu creación, y es aun más poderosa cuando los creadores son los usuarios finales de la creación. Cuando habilitas un proyecto Open Source habilitas la aportación a éste de personas que comparten intereses similares, se crea una conexión emocional de pasión alrededor del proyecto, sumando esfuerzos en el desarrollo de éste.

Ingenieros rebeldes: innovando sin permisos

La innovación abierta nos muestra el potencial que tiene el habilitar a cualquier persona del planeta, independientemente de su ubicación geográfica, edad, orientación sexual, religión, estudios, poder adquisitivo, entre otros, de crear contenido excepcional, creaciones hermosas de tecnología, de contribuir al conocimiento humano.  Por eso las grandes corporaciones desestiman la innovación abierta, ya que no son capaces de entender la organización, esfuerzos, compromiso y conocimientos de una red de personas voluntarias, la mayoría no especializadas que pueden competir con su bien estructurada compañía.

Las primeras versiones de un producto Open Source no suelen ser probadas por grupos focales, tienden a tener un diseño horrible, son difíciles de usar… en resumen, apestan. Por esto es fácil ver las opciones tradicionales dominando el mercado.

Sin embargo, con las versiones Open Source de un proyecto, y sus posteriores iteraciones, cualquier persona o empresa es capaz de integrar, personalizar y construir sobre éste nuevas cosas. Lo que sucede es una innovación exponencial, cada pequeña idea es escuchada y sobre ésta se construye una sobre otra hasta llegar a tener una nueva generación de ideas y así sucesivamente. Esta curva de innovación exponencial empieza siendo prácticamente de pendiente cero, gradualmente crece hasta que llega el momento en el que explota, llegando a una inteligencia colectiva.

Los proyectos Open Source podrían parecer feos, en sus inicios. Pero, nuevamente, su innovación radica en la innovación sin permiso por individuos que tienen intereses específicos que jamás serán vistos o tomados en serio por grandes compañías.

Ingenieros rebeldes: innovando sin permisos

El poder del esquema Open Source

Ahora piensa que eres ingeniero y en tus manos tienes el poder de cambiar el mundo, tienes el poder de crear e implementar soluciones con impacto basándote en un esquema Open Source. Lo creas y lo implementas, lo documentas y subes todo a la web. Posteriormente, otras personas encuentran tu proyecto y visualizan nuevas formas de implementarlo, nuevas formas de optimizarlo técnicamente, logras empoderar a un individuo, una localidad, una población.

Tal es el caso de Rhizomática, una iniciativa que busca llevar la comunicación celular GSM a zonas marginadas de Oaxaca ¿Y sabes qué? Corren Linux, y todo, absolutamente toda la documentación de cómo montar una red esta bajo un esquema Open Source; puedes replicarlo y contribuir mejorando el proyecto si así lo decides desde este preciso momento.

Ingenieros rebeldes: innovando sin permisos

En la innovación sin permiso, el tsunami continua y, de esta forma, encontramos soluciones a diversos problemas locales que poco a poco migran a volverse globales, inyectados por la pasión y entusiasmo de miles de ingenieros, técnicos y aficionados, los cuales podrán todo de su parte para producir un gran arte. Esto es algo que nadie puede parar, un absoluto tsunami de innovación Open Source que nadie puede detener: innovación abierta, innovación descentralizada, innovación exponencial.

Linus Torvalds, el creador del núcleo Linux dijo una vez: “Nadie debe empezar un proyecto grande. Empiezas con uno pequeño y trivial y nunca debes esperar que crezca; si lo haces solamente sobre diseñarás y generalmente pensarás que es más importante de lo que lo es en esa etapa. O peor, puedes asustarte por el tamaño de lo que tú esperas que crezca. Así que empieza pequeño y piensa en los detalles. No pienses acerca de la foto grande y el diseño elegante. Si no resuelve una necesidad inmediata, seguramente está sobrediseñado. Y no esperes que la gente salte a ayudarte, no es así como estas cosas funcionan. Primero debes tener algo medianamente usable y otros dirán ‘hey, esto casi funciona para mí y se involucrarán en el proyecto’”.

¡Dejemos que la revolución comience!

Si te gustó el artículo suscríbete al blog y recibe los #MiércolesdeIngenierías más temas, como éste, de tu interés. ¡Da clic en el botón naranja!

Suscríbete al blog

Tópicos: Ingenierias UNITEC
REU UNITEC

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Calcula tu beca (web)