<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

Los que nacieron en un mundo digital, deben comportarse como tales: como verdaderos ciudadanos del mundo digital. ¡Esa la consigna para sobrevivir en el futuro en este cambiante mundo!

Vislumbrando el futuro de las redes sociales

El actual idealismo de la cultura digital se basa en un mundo mas conectado, en donde cualquier persona puede tener acceso a información, herramientas y servicios disponibles en la web.

Recientemente, he estado leyendo el libro The Human Use of Human Beings, del autor Norbert Wiener. Es un libro de 1950, cuyo argumento se basa en la coexistencia de humanos y máquinas en un mundo donde la tecnología ha automatizado gran parte de los procesos cotidianos. Dentro del libro se plantea una idea que vale la pena rescatar y sobre la cual hablare a continuación.

¿Imaginas una computadora que recopile datos de personas y proporcione valoraciones a éstas en tiempo real, para poder así ponerlos bajo un modelo estadístico en una caja de Skinner y, por ende, bajo un modelo conductista?

Bueno, el libro tiene esta increíble línea que dice: “Uno podría imaginar cómo un experimento mental, aquel en donde un sistema informático global se encuentra embebido en todas aquellas personas que tengan dispositivos todo el tiempo y los dispositivos les van dando valoraciones basadas de lo que hicieron, y toda la población está sujeta a un grado de modificación de conducta. Tal sociedad estaría demente, no podría sobrevivir, no podría enfrentarse a sus problemas; pero esto es solo un experimento mental, y tal futuro es tecnológicamente inviable”.

Lo primero que pensé fue en Facebook. Esto es lo que hemos creado y es lo que tenemos que deshacer si queremos sobrevivir. No estoy en contra de Facebook; todo lo contrario, me gusta. Sin embargo, la forma en cómo se ha venido manejando el modelo de negocios de este gigante tecnológico es cuestionable.

Internet nació con la visión de ser libre y accesible para todos. Erróneamente a esto se mezcló la idea de “todo debe ser gratis”.  Con Internet llegaron las oportunidades de negocio, pero también entramos a un dilema: ¿Cómo celebrar el espíritu emprendedor cuando todo debe ser gratis?

Vislumbrando el futuro de las redes sociales

Así fue como Google nació gratis (bajo un modelo de monetización con anuncios), Facebook nació gratis (bajo un modelo de monetización con anuncios). Al principio existían pocos anuncios. Sin embargo, la llamada Ley de Moore, que hace a las computadoras cada vez más eficientes y económicas, habilitó a varias entidades que usan estos sistemas a volverse cada vez más experimentados y cada vez más inteligentes.

Lo que comenzó como publicidad no se puede llamar más publicidad, se convirtió en modificación de la conductual, justo o que preocupaba a que Norbert Wiener que podría ocurrir. Esto no es cuestión de buenas ni malas personas, no pensar en illuminatis o en reptilianos que buscan dominar el mundo. ¡No!

Vislumbrando el futuro de las redes sociales

El “like” y el “no like” como premio y castigo

Nuevamente, era algo que debía ocurrir. De lo contrario, no tendríamos acceso a estos servicios. Lo que sucede es que hemos llegado al punto donde si dejamos a estos imperios de las redes sociales tomar mas control sobre el individuo, las siguientes generaciones correrán un riesgo de ser moldeadas bajo el poder de unos cuantos.

Pasemos a una rama de la Psicología: el Conductismo. Para entender mejor esto, vayamos a un ejemplo: imagina que le das a un animal (ya sea un ratón o un perro), pequeños premios cada vez que hace algo bien, creando así un efecto de recompensa en éste una sensación positiva. Por otro lado, si el animal realiza una acción incorrecta le das un “castigo”, creando una sensación negativa en él. Ambos ejemplos de sensaciones positivas y negativas no son más que “recompensas simbólicas”. El condicionamiento pavlovjiano, estudiado por el psicólogo ruso Iván Pávlov, demuestra y profundiza más en este aspecto.

Traslademos esto al mundo de las redes sociales, el “like” y el “no le dio like” funcionan como recompensas y como castigos.

Creo que todos los lectores aquí sabemos lo que provocan estas cosas, consiguen esta emoción recompensa de: “Oh, mis cosas gustaron, las están compartiendo”. O el castigo: “Oh no gusto a nadie mi foto, no soy tan cool como creía”.

Vislumbrando el futuro de las redes sociales

Entonces, tenemos así estos dos sentimientos muy comunes, coexistiendo de manera casi simultánea que nos atrapan en este ciclo. Es tal y como se ha reconocido públicamente por muchos fundadores del sistema, los cuales afirman las prácticas que realizan los algoritmos que corren en sus plataformas web.

Pero la cuestión es esta: si bien los efectos positivos en diferentes circunstancias son más efectivos que los negativos, crear estímulos negativos resulta más económico. Recordemos la frase “es mucho más fácil perder la confianza que construir confianza”.

Ahora, estos imperios de modificación de conducta están en un bucle muy rápido: ven lo que funciona en los usuarios y hacen más de eso. De esa forma están respondiendo más a las emociones negativas, porque son las que generan un feedback más rápido. En resumen, terminamos fomentando y recibiendo emociones negativas, fomentando actitudes excéntricas paranoicas, cínicas, nihilistas con el sistema. He aquí el reto a solucionar.

Vislumbrando el futuro de las redes sociales

Debemos aprender a ser ciudadanos digitales, y no podemos hacer eso cuando somos conducidos por un gran servicio digital central. Así como no puedes correr sin antes aprender a caminar, de modo análogo no puedes vivir bien en un mundo digital sin haber aprendido a vivir antes en un verdadero mundo digital.

Por todo ello, aprendamos a controlar nuestros datos, a saber distinguir las famosas fake news, a comunicarnos y hacer login más allá de las herramientas que Facebook nos permite. Construyamos un futuro hacia un mundo descentralizado. Explora la web tal cual fueras un pirata en el mar, comenta más allá de Facebook, participa en foros, escribe un blog, aprende a crear páginas web, volvamos a tomar control del Internet.

El creador de la web Sir Tim Berners Lee ya está construyendo una nueva web, en donde el usuario sea dueño de sus datos: Solidity, buscando remediar esta apropiación del mundo digital por parte de gigantes. Veremos qué sucede.

Si te gustó el artículo twittéalo o comenta abajo que te pareció y recomiéndalo entre tus amigos. Recuerda suscribirte a nuestro blog si quieres más artículos como éste.

Suscríbete al blog

Tópicos: Ingenieria en Sistemas Computacionales, Ingenierias UNITEC
REU UNITEC

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Un día en la vida de un ingeniero