<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

Si eres de lo que piensas que ya todo se ha inventado, estás muy equivocado. Todavía, hay mucho nuevo bajo el Sol. ¡Y aquí te lo exponemos!

 ¿Ya está todo inventado?: La importancia del pensamiento creativo

Cuando es momento de idear y crear soluciones nuevas y disruptivas ante un problema, muchas personas salen a la luz, pero muy pocas sobresalen. “Ya todo está inventado” o el “no hay nada nuevo bajo el sol” son pretextos recurrentes. Si te identificas con estas frases, sigue leyendo.

El filósofo griego Platón creía que los humanos nos desenvolvíamos entre dos mundos: el mundo sensible y el mundo inteligible.

El mundo inteligible es el mundo de las ideas. Este mundo está poblado por entidades absolutas, universales, independientes, eternas e inmutables; entidades que están más allá del tiempo y del espacio.

Platón creía que las ideas y todo aquel conocimiento proveniente de la mente humana no era más que el descubrimiento y uso de una entidad presente en el mundo de las ideas. Los matemáticos emplean la frase: “He descubierto este teorema”. Sin embargo, es raro escuchar: “He inventado este teorema”. Las matemáticas pueden hacerse bajo un pensamiento platónico.

Las matemáticas son una ciencia pura. Al ser una ciencia, ésta se rige y opera bajo un conjunto de reglas. El descubrir algo nuevo en matemáticas requiere dejar fluir el razonamiento bajo un conjunto de reglas con el fin de descubrir nuevas ideas.

¿Ya está todo inventado?: La importancia del pensamiento creativo en la ingeniería

¿Y qué hay en el mundo de la tecnología?

¿En el mundo de la tecnología se descubre o se inventan cosas?, cabe la pregunta. La tecnología se basa en las matemáticas, pero la tecnología no es más que la aplicación de una serie de descubrimientos matemáticos. La tecnología se inventa, es un producto del mundo sensible, es humano y, por esto mismo, es imperfecta.

Implementar tecnología que resuelva nuevos retos y problemas es difícil. Sin embargo, el principal reto no es técnico, es creativo.

Lo primero que se debe de hacer ante un problema es entenderlo. El segundo paso es idear soluciones. Es aquí donde entra el pensamiento lateral, el proceso creativo, el ingenio humano. La principal causa de que muchos proyectos y organizaciones fracasen al momento de lanzar nuevos productos al mercado no es debido a una deuda técnica en sus productos, es debido a que no venden.

El inventar no es una ciencia; todo lo contrario, es un proceso abstracto y único que cada mente humana compila de forma determinada. Al contrario que en una ciencia, no hay un método científico o instrucciones que determinen la ruta a seguir. El inventar proviene de la experiencia empírica e ingenio de cada persona.

Si el inventar es un proceso humano, mas no científico, hay más de una sola forma de crear una la solución ante un problema específico. Cada solución e invento que vemos allá fuera es humano y, por ende, es imperfecto y, por lo tanto, reinventable. 

¿Ya está todo inventado?: La importancia del pensamiento creativo en la ingeniería

¿Nada nuevo bajo el Sol?

Si lo anterior no te convence, piensa lo siguiente: conforme la raza humana avanza nuevos descubrimientos salen a la luz y, por ende, nuevos inventos son creados. El mundo se vuelve complejo y, en consecuencia, más imperfecto. Nuevas oportunidades de inventar y de reinventar salen a flote. Es cuestión de saber buscar e identificar oportunidades.

Quien dijo que “no hay nada nuevo bajo el Sol”, pensaba en el comportamiento humano, mas no en las cosas increíbles que existen cada día y las próximas. El sol no vio Internet hasta inicios de los 90’s. El Sol no conoció el iPhone hasta al año 2007.

Escabúllete es cada rincón de ciencia que encuentres, aprende y mézclalo con otras ciencias. Inventa una receta única, cuyo platillo sea la mezcla de una serie de ingredientes únicos, raros y que nadie había unido. Piensa diferente.

No todo está inventado. No hay un método científico, teorema, axiomas que determinen el rumbo a llevar a cabo al crear algo. Descubre y aprende nuevas ideas, mézclalas e inventa. La clave está en nunca parar de aprender y nunca rendirse.

¡Si te gustó el artículo, suscríbete al blog de la UNITEC y compártelo con tus amigos!

Suscríbete al blog

Tópicos: Ingenierias UNITEC, Vida Universitaria
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Conoce nuestro Hospital Simulado