<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

En este lugar, uno de los más exclusivos y simbólicos de  Trujillo,  ciudad ubicada al norte de la costa peruana, puedes deleitarte con el mejor pizco y shámbar de la región. El marco: un palacio neoclásico del Siglo XIX.

Club Central Trujillo3

En el centro histórico de Trujillo, en la sexta cuadra del Jirón Pizarro, una esquina destaca del resto de la ciudad por albergar a una de las mejores maravillas de esta ciudad. Algunos lo conocen como el Palacio de Iturregui, aunque también recibe el nombre de Club Central de Trujillo.

Esta construcción de dos pisos se edificó en el año de 1842, con un estilo arquitectónico neoclásico. En algún  momento fue propiedad de Juan Manuel Iturregui, uno de los precursores del movimiento de la Independencia de Perú, por lo que se le conoce como el Palacio de Iturregui. Hoy en día, alberga también al Club Central de Trujillo y  es considerada como una de las edificaciones  más hermosas de Sudamérica.

Y vaya que lo es.  Al visitarla, nos maravilló lo majestuoso del inmueble con sus pisos de laja española y otros de mármol de Italia, su elegancia con maderas de caoba fina, su chapa de oro en los techos, al igual que el aroma a cuero y maderas en todos sus salones. Estos están  distribuidos de la siguiente forma: un patio de recepción, un patio central y un patio trasero, un lobby, la cantina donde solo pueden ingresar caballeros,  la sala de juntas, y la cocina del restaurante que provee de alimentos a todo el club.            

Cabe aclarar que, como sede de un edificio privado, su normativa  solo permite tener acceso a los espacios comunes. Conocer los demás espacios de esta casona solo es un privilegio para los socios del club o invitados de los mismos.

Club Central Trujillo2

La exquisita experiencia culinaria de un selecto club

Como parte del convenio que la Escuela de Gastronomía y Turismo de la UNITEC firmó con la Universidad Peruana del Norte (UPN), varios chefs ejecutivos de la UNITEC, así como la directora de la vertical, Ana Luisa Almazán, viajamos a Perú, con el fin de realizar una ruta gastronómica en distintos puntos turísticos del país, desde Huanchaco hasta Lima. Fue en esa ruta donde visitamos la ciudad de Trujillo y, dentro de su centro histórico, al Club Central Trujillo.

Ahí conocimos que el club se inició con un grupo de socios encabezados por el Ing. José Ignacio Chopitca, como presidente; el  Sr. Francisco J. Wiebe, como vicepresidente; el Sr. José J. P. Ollone, como tesorero; el Sr. Augusto Cabada, como secretario, y como vocales  el Sr.  Marcial Acharan y el  Dr. Agustín G. Ganoza.

El grupo, nos comentaron, se fue haciendo cada día más numeroso. Cada nuevo candidato a socio debía tener el 100% de aprobación por parte de todos los miembros o, de lo contrario, no se aceptaba su ingreso.

También se establecieron reglas de protocolo de vestimenta que, aún a la fecha, prevalecen en cierto sentido. De hecho, para visitar al Club Central Trujillo  en un día ordinario se debe portar vestimenta formal,  y no se permite la entrada con tenis incluso a los niños o a las damas.

En la parte gastronómica, pudimos deleitarnos con el pisco sour más exquisito equilibrado y balanceado de todo Trujillo y que, como ya saben, es el coctel nacional por excelencia. También disfrutamos el mejor shámbar de la ciudad, una sopa tradicional de la gastronomía de la costa norte peruana.

Este platillo típico de la cocina trujillana se sirve “religiosamente” los lunes de cada semana, para iniciar con fuerza este periodo. Está hecho con frijol bayo, trigo, y garbanzo estofados con ají panca.  Se acompaña con un ahumado de costilla de cerdo con piel de cerdo cocido (cueritos de cerdo), así como  de cancha paccho, una  guarnición compuesta por maíz tostado y que es típica de la gastronomía andina.

Su sabor es inigualable,  de lo mejor que probamos en nuestra visita a Perú. Y en conjunto con el pisco sour, y el mágico ambiente de estar en un palacio peruano, la experiencia resultó verdaderamente extraordinaria.

Si quieres saber más de las experiencias vividas por mis compañeros chefs de la Licenciatura en Gastronomía UNITEC, sigue pendiente del blog: En la siguiente entrega conocerás el coctel más emblemático de Perú.

Relacionado: ¿Conoces la Chicha de Jora? Aquí te enseñamos a prepararla.

Gracias al convenio de capacitación establecido entre  la UNITEC y la UPN, los estudiantes de las dos universidades miembros de la Red Laureate se pueden preparar con sólidos conocimientos de la cultura de ambos países.

Estudia Gastronomía en la UNITEC

Tópicos: Licenciatura en Gastronomía
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Un día en la vida de un ingeniero