calendar

“La Preparatoria de la UNITEC en Marina Nacional era reconocida por su buen nivel en matemáticas. Entonces, yo quería ser físico-matemática u oceanógrafa”.


Fernanda –egresada de la Preparatoria de la UNITEC- tenía tres años cuando jugaba a ser la presentadora de un circo, usando la cuerda de brincar como micrófono. Premonitorio o no, el evento precede una carrera que suma ya 25 años de ejercicio profesional en radio, televisión, cine, prensa e Internet.

Fernanda se define como hiperactiva y después de oír su historia pocas dudas quedan al respecto. De hecho, esa fue una de las razones que la impulsaron a obtener su licencia de locución a los 15 años; otra fue su gusto por La Pantera, una estación de Núcleo Radio Mil. “Llamé al locutor Jorge Alberto Aguilera para que me explicara qué se hacía en cabina, le dio mucha risa y dijo que todo el mundo quería ese trabajo. Yo estaba saliendo de la secundaria, tenía frescos los conocimientos y pude responder las 400 preguntas –desde mitología griega hasta cinematografía nacional- que conformaban la parte escrita del examen para ser locutor. Era tan complicado que ya lo habían hecho de opción múltiple y con 15 minutos para copiar... Creo que ahora no lo pasaría”.

Luego vinieron los exámenes orales y, con su licencia en mano, Fernanda fue a La Pantera. “Fui a recoger un premio y se rieron mucho de mi pretensión. No obstante, me dejaron subir con el profesor Bravo Monroy. Una de sus locutoras estaba accidentada y la otra muy enferma, así que me puso a ensayar lectura de noticias. La verdad lo hice de un modo espantoso, pero salí al aire el primero de septiembre de 1981”.

En el camino, no permitió que nada la desanimara. Siguió adelante en un ambiente donde la participación femenina era escasa y restringida. Donde, además, la programación tenía una fisonomía muy distinta. Los noticieros, por ejemplo, eran de máximo 30 minutos, en dos emisiones diarias. Ahí, y en los cortes informativos de cada hora, la tarea básica era la lectura de noticias.

“Había unas teorías preciosas para evitar la presencia de mujeres en cabina: Decían que nuestra voz era rechazada por otras mujeres, que éramos poco confiables en lo emocional, capaces de pelearnos por los novios ‘al aire’ y que estábamos interesadas sólo en conquistar locutores. Un día cayó un aguacero mo-nu-men-tal y ninguno de los locutores asignados a cabina llegó. El director me dijo: ¿Vas?”

Al aire, ese 31 de diciembre de 1981, Fernanda Tapia era la primera mujer sola en cabina y en vivo...

Nunca Digas no

Con un trabajo que la requería de lunes a domingo, sin día de descanso “y con un sueldo paupérrimo”, Fernanda ingresó a la preparatoria en la UNITEC. “Necesitaba una zona cercana a donde laboraban mis padres, porque al salir corría para ayudarles en su comercio. Además, la UNITEC de Marina Nacional era reconocida por su buen nivel en matemáticas. Entonces, yo quería ser físico-matemática u oceanógrafa”.

“En esos días, mis compañeros me hacían burla porque trabajaba en radio. Pasaba entre ellos y escuchaba a mis espaldas ‘el rugido de La Pantera’. Claro, cuando venía la entrega de prácticas de matemáticas, iban todos a La Pantera para pedirme ayuda. En esos tiempos, mi amiga más cercana era la hoy artista y cantante Regina Orozco, que siempre estaba a dieta y me mandaba a comprar algo para desayunar, lo ponía frente a mí y hacía como que sólo robaba un poquito, para no sentir culpa por romper la dieta.”

En vista de que su desempeño escolar parecía augurarle buenos resultados en el terreno de los números y las ciencias exactas, en el último año de la Prepa la decisión de Fernanda sorprendió a sus maestros de matemáticas. “Se atacaron cuando elegí el área artística, pero alegremente me fui a estudiar ópera y también comedia musical en la escuela de Manolo Fábregas”.

Poco tiempo después, el padre de Fernanda falleció y las circunstancias la llevaron a “mantener la casa, el carro y lo que fuera. Tenía 19 años y no estaba uno para andarse por las ramas. Dejé el canto y me dediqué a la cabina, los comerciales y lo que saliera, porque –es bueno tenerlo claro si uno piensa dedicarse a esto- no se gana mucho en cabina, excepción hecha de las vacas sagradas que mantienen grupos radiofónicos compeltos con la pura venta de espacios comerciales en sus programas”.

Caminos que se Entretejen

“Cuando trabajas con la voz, una cosa lleva a la otra. Al principio, estando en cabina me llaman de Marinela y me dicen que necesitan una voz como la mía. Tenía 15 años, hice el primer comercial y ellos mismos me recomendaron para otras marcas. En Radio Onda me mandaron a hacer control remoto desde los mercados y ahí conocí a alguien de un grupo musical que me invitó para ser maestra de ceremonias en una presentación. Luego conocí al subdirector de Tele Guía y escribí una columna...”

“Otro día me escuchó en cabina el director de la película Todo el Poder y me invitó para hacer la voz de un programa de radio en su cinta. Un amigo me pidió que hiciera la voz de la gallina de Mac en Pollitos en Fuga... así se entretejen estos caminos, te van saliendo chambas y vas dejando otras cosas...”

En esa cadena de acontecimientos Fernanda trabajó durante 22 años en todas las estaciones de Núcleo Radio Mil. También estuvo en Rock 101, en Espacio 59 y en Radio Alicia, en La Sabrosita 100.9 (con el rating más alto de la estación) y en Radio Activo. Ha trabajado en Radio Educación, Radio UNAM, Imagen, W AM y FM, Radio Capital y MVS Radio. Hoy, también es la locutora en el programa de la Profeco, “La radio revista del consumidor”, y en “La radio en el cine”, en las salas de Cinépolis.

En otros terrenos, ha publicado en: Origina, ADCebra, Topodrilo, la Revista de El Universal y actualmente en El Huevo. En 2004 editó “Sexo y otros cuentos de hadas”, su primer libro de recopilación. En el campo del doblaje no sólo ha sido la voz de la gallina Mac, sino también la de Mirage, la villana sexy de Los Increíbles, y Mary Alice, la narradora de la serie de televisión Esposas Desesperadas.

La lista parece interminable, porque Fernanda también ha dado voz a campañas comerciales de Maggi, L’Oreal, Mattel, IFE, Kotex, Maybelline, Garnier, Clight, Meriva y, por supuesto, El Palacio de Hierro. En Estados Unidos, su voz anuncia Taco Bell, Tmobile, JCPenney’s y Joyerías Kay.

Mantener un Sello Personal

Entre tanta diversidad, puede ser difícil mantener un sello personal. Fernanda dice que la frase es de Bruce Lee: Ser como el agua, adoptar todas las formas posibles sin dejar de ser uno mismo.

“Hay quien se cree mucho por estar en un medio como la tele, pero bien visto es todo lo contrario. Es como si te pusieran un lente que magnifica tus dudas, errores, prejuicios, carencias, miedos... hay un cuestionamiento y crítica constantes de uno mismo y del público, que llama para decir cuándo y cuánto se equivoca uno”.

Por eso, en este oficio “hay que tomar nota todo el día, leer, investigar... En mi caso, la palabra clave fue terquedad. Me ‘hicieron el feo’, me corrieron de la cabina, me hicieron la vida imposible y yo dije: No me sacarán de aquí. Por eso es vital que nos eduquen para luchar mucho. Ser perseverantes, sobreponernos a cada puerta que se cierra”.



Sigue leyendo...