Si el "no me gusta mi carrera" y los sentimientos de insatisfacción cada vez son más recurrentes, estos consejos te ayudarán a tomar el siguiente paso. 

Se dice que la elección vocacional junto con la decisión de contraer matrimonio son las elecciones con mayor impacto que tienen en nuestras vidas pues en éstas van implícitos valores personales, identidad, sentido y propósito de vida, plenitud, etc. además de tener repercusiones a largo plazo durante la vida adulta. Definitivamente son decisiones determinantes para el sentido de trascendencia personal.

Y como toda decisión trascendente hay que respirar profundo y meditar tranquilamente sobre todo lo que se encuentra alrededor de la elección. Pero y ¿si has tomado la decisión y tiempo después pareciera que no era lo que en verdad deseabas?

1) Mantén la calma

No te precipites a tomar el siguiente paso y cambiar de carrera ya o abandonar tus estudios. La mejor opción es tranquilizarte y mantenerte donde estás en este momento.

Ya no me gusta mi carrera ¿Qué hago?

2) Reflexiona sobre los siguientes cuestionamientos

¿Qué es lo que no te gusta de tu carrera?, ¿son algunas asignaturas?, ¿el campo laboral?, ¿el perfil de egreso? ¿Es la carrera lo que no te gusta o el programa de estudios en especifico de la universidad en la que la cursas? ¿No te gustan las asignaturas que has cursado hasta el momento? ¿Crees que la carrera, específicamente las áreas de desarrollo profesional, no permiten que desarrolles tus talentos?

3) Evalúa qué es lo que te ha llevado a optar por cambiar de carrera

Se consiente que aún cuando te guste la carrera habrá varias materias que no disfrutarás del todo, pero que son igualmente necesarias para tu desarrollo profesional. Así mismo a veces el ambiente universitario y las exigencias naturales a la vida del estudiante son muy desgastantes por lo que podrías confundir tu disgusto por factores de ambiente con los vocacionales.

Ya no me gusta mi carrera ¿Qué hago?

4) Vuelve a plantearte una elección vocacional

Si no te gusta en el campo laboral y has visualizado que las actividades naturales a tu profesión no permitirán que explotes y desarrolles tus talentos, entonces sí tienes que repensar tu elección vocacional. 

Primero pregúntate ¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a hacer la primera elección de carrera? Esta pregunta es importante para que no permitas que esas variables influyan nuevamente en tu decisión. Por ejemplo, ser leal a la generación de profesionistas de tu familia o quizá conceptos errados sobre el nivel de ingreso que se perciben en determinadas profesiones.

Realiza un test de orientación vocacional junto con una entrevista, seguramente ya tienes pensado algunas carreras que son más de tu agrado por lo que será importante que te cerciores de la elección con orientación de expertos. 

Acércate a docentes, directores académicos o profesionales que conozcas de la profesión que tienes contemplada y pídeles que te platiquen sobre sus experiencias laborales y de desarrollo profesional. Estas conversaciones te ayudarán a visualizar si es lo que te gustaría hacer.

Ya no me gusta mi carrera ¿Qué hago?

5) Explora alternativas para estudiar esta segunda elección profesional

Ya sea en la misma universidad en la que estudias o en otra institución, es importante que investigues bien el plan de estudios de la nueva carrera para que elijas la que más se ajuste a tus necesidades e intereses. 

6) Saca provecho de lo aprendido en la otra carrera

Cuando realizas un cambio de carrera, es posible que no tengas que cursar nuevamente algunas materias, dependiendo si se encuentran en la misma área del conocimiento.

Afortunadamente hay universidades como la UNITEC en las que puedes aplicar a la modalidad de equivalencias y aprovechar el avance que hayas tenido anteriormente, lo que te permitirá ahorrar tiempo y dinero invertido. Solo necesitas llevar tu historial académico, kardex, boletas o certificado parcial de estudios, y en máximo 24 horas sabrás qué asignaturas ya no tendrás que cursar.

7) ¡Mantén el ánimo!

Y lo más importante no te sientas mal ni permitas que sentimientos negativos te desmotiven y continúes en una carrera que no te gusta o desertes totalmente de la universidad. Estás en un proceso de autoconocimiento por lo que es normal que experimente estas situaciones, ¡aférrate a tus pasiones!

Si requieres de más apoyo, siempre puedes acercarte a los expertos de CADE para que te brinden la asesoría que requieres, ya sea en temas académicos, profesionales o familiares.

 

Sigue leyendo...