<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6026902409524&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">

Desde niño supe que mi destino era estudiar Ingeniería en Sistemas, sin embargo el camino no siempre fue el más directo. ¡Conoce mi historia!

Por qué elegí estudiar Ingeniería en Sistemas en modalidad ejecutiva

Hay quienes creen en el destino y quienes dicen forjar su propio camino. En mi personal experiencia la vida se trata de un poco de ambas y creo que el camino que he recorrido lo deja muy claro.

No recuerdo una época en mi vida en la que no haya estado rodeado de computadoras. Sé que la hubo, pero era muy pequeño para recordarlo. ¿El culpable de esto? Mi padre. Expuesto desde chico a computadoras y términos técnicos como: x486, Pentium, Pentium II, IRC, “dial-up”, AoL,  Napster, Nintendo, SEGA y algunos de los juegos clásicos de PC como DOOM o Wolfenstein por nombrar algunos de muchos “avances” tecnológicos que quizá no conozcas y tendrás que buscar en Google para saber de qué estoy hablando y si los conoces, te provocarán algo de nostalgia. Entenderás por esto que naturalmente mi atención se veía atraída a esta área; no solo era novedoso y llamativo, sino que el negocio de mi padre giraba en este entorno.

Fue así como rápidamente mis tiempos libres fueron dedicados a aprender a armar y desarmar computadoras e instalación de redes básicas. ¿Te imaginas a un niño de alrededor de 6 años tratando de montar una red LAN sobre Windows 98 para jugar Warcraft: Orcs and humans?. Conforme fui creciendo algunos veranos los pasé copiando código de libros para aprender a programar a la computadora.  Tendría yo alrededor de 10 años cuando estaba decidido que seria programador de juegos de video cuando fuera grande.

Por qué elegí estudiar Ingeniería en Sistemas en modalidad ejecutiva

Pasaron algunos años y encontrándome en Canadá, a punto de terminar la preparatoria comencé a aplicar a varias universidades. Entenderás que, a punto de cumplir dieciocho años, las cosas que quería a los diez podrían no ser las mismas. Fue así como me arriesgué y no apliqué a una carrera en Ciencias de la Computación. ¿¡Qué!? Sí, mi aplicación para la universidad fue para Biotecnología. El momento en el que vi el programa, y en su época, no pensaba en nada más “cool” que estudiar el genoma humano y aprender acerca de la clonación y todos esos temas “de moda”. 

Para no hacer la historia más larga de lo necesario, dos años y varias clases de Biotecnología y Ciencias puras después, me encontré teniendo problemas con revalidaciones y la solución que encontré fue solicitar un cambio de carrera, en esta ocasión a Ingeniería en Sistemas. ¡De regreso al plan original!

Recién comenzado el semestre, decidimos regresar a México – dando como resultado la necesidad de revalidar mis estudios y cayendo en una burocracia y papeleo que duró cerca de 5 años. Pero no creas que durante este tiempo estaba de nini. Gracias a los conocimientos que ya tenía en el área de sistemas, hablar el idioma (inglés y francés) y la alta rotación de los call centers, fue relativamente sencillo encontrar trabajo en Telvista y más adelante, con uno de mis tíos como consultor para streaming de audio y video. Cuando finalmente se vislumbraba una luz a final del camino de las revalidaciones, se me permitió ingresar un semestre a Ingeniería en Animación Digital, enfocada al desarrollo de aplicaciones, siempre con la promesa de poder continuar si los papeleos estaban en orden al final del semestre. Al final de esta estadía, no solo volví a cambiar (un poco) de carrera, sino que nuevamente perdí un semestre debido a que los papeles no estaban a tiempo.

Por qué elegí estudiar Ingeniería en Sistemas en modalidad ejecutiva

De esa manera me encontré trabajando de tiempo completo y haciéndome de lujos y gastos que de otra manera no serían posibles. Cuando finalmente tuve mis papeles en orden fue la UNITEC quién me extendió la mano y me invitó a estudiar en Campus de Atizapán – invitación que al principio dudé en aceptar debido a las experiencias previas con los papeles y la burocracia. Al platicarlo con mi ahora esposa y mis papás, decidí que no perdía nada en volver a comenzar la carrera, teniendo ya amplia experiencia en el campo laboral y el conocimiento que esto conlleva, esta vez no cambié de giro y opté por ingresar directamente a la Ingeniería en Sistemas Computacionales.

Trabajando durante el día y estudiando durante las tardes gracias a la flexibilidad de los programas y de la comprensión de mis profesores fui avanzando tanto en mi carrera profesional como en la escolar. Al menos así fue hasta que el trabajo comenzó a absorberme cada vez más. (Si sabes lo que es trabajar en Santa Fe en hora pico, lo entenderás). Esto complicó cada vez más mis estudios y como consecuencia, hubo cuatrimestres que tuve que dar de baja o en los que ingresé solo 2 o 3 materias. Sentía que no avanzaba y que nunca terminaría. Y así, en un evento de trabajo en el cual trabajé junto con algunos de mis profesores, uno de ellos me sugirió la modalidad ejecutiva. Un poco de investigación sobre ella y unos cuatrimestres más tarde, henos aquí. ¡Carrera terminada y saludándolos desde la ciudad de Londres, Inglaterra!

¿Destino? ¿Suerte? ¿Libre albedrio?  ¡Esa decisión se las dejo a ustedes!

Conoce más sobre la modalidad ejecutiva y algunas de las ventajas que tiene sobre la presencial. ¡Dale clic al botón naranja!

Estudia una Licenciatura Ejecutiva en la UNITEC

Tópicos: Ingenieria en Sistemas Computacionales, Licenciaturas Ejecutivas UNITEC, Ingenierias UNITEC
REU UNITEC

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
Un día en la vida de un ingeniero