<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-NFL6FC" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

¿Es posible prevenir la obesidad desde tu hogar? Sí. Basta realizar algunos cambios en tu alimentación e incorporar un poco de actividad física a tu rutina. ¡Lleva un estilo de vida más saludable!

10 Consejos para prevenir la obesidad en casa

Atrás quedaron los tiempos en los que la “dieta de la Luna” y el “detox” eran la “fórmula secreta e infalible” para llevarte a tu figura ideal. Lo de hoy es balancear tu alimentación, comer de todo en sus respectivas proporciones. ¡Olvídate de tener que morir de hambre para lucir espectacular!

Es innegable que en este cambio de mentalidad los nutriólogos juegan un papel trascendente ya que, debido a su formación académica, son capaces de armar un plan alimenticio que se acomode a tu estilo de vida. Incluso puedes pedir que te construyan menús específicos para cada día de la semana.

Sin embargo, puedes dar el primer paso desde casa. La palabra clave es el compromiso, el compromiso de adoptar mejores hábitos alimenticios y de realizar actividades físicas básicas. Sin duda, ese es el mejor camino para evitar que la obesidad llegue a tu vida y la oportunidad perfecta para construir, a partir de hoy, un futuro más sano.

10 Consejos para prevenir la obesidad en casa

Algunas prácticas sencillas que te ayudarán en este camino hacia una vida más saludable son:

  1. Mantente hidratado. Toma por lo menos dos litros de agua al día, sin saborizantes ni azúcar. El agua es vital para ayudarle a tu cuerpo a desechar la grasa, además de que mantiene a tu piel en buen estado mientras te adaptas a tu nuevo régimen alimenticio.

  2. Toma la mejor decisión. Cuando estás en busca de adoptar un mejor estilo de vida siempre te encontrarás frente a dilemas alimenticios, “comer esto o comer esto otro”. Si te sucede esto al momento de decidir qué tomar, debes saber que siempre es preferible beber un jugo natural que un refresco; el primero tiene más fibra.

  3. Más y más dilemas. Ahora te encuentras frente a dos tipos de alimentos: en una esquina tienes a los asados o al vapor, mientras que del otro lado del ring están los deliciosos alimentos capeados, fritos o empanizados; aunque sabemos que el sabor de los segundos es inigualable, debes procurar darle la victoria a los primeros.

  4. Hacer mejores elecciones. Finalmente, también es necesario que la mayoría de las veces selecciones alimentos naturales en lugar de industrializados o procesados.  
      
  5. Comer más no significa subir de peso. Lo recomendable es que distribuyas tus alimentos a lo largo del día; por lo tanto, te recomendamos tomarte cinco momentos: desayuno, colación matutina, comida, colación vespertina y cena. En cada ocasión, invierte al menos 30 minutos.

    10 Consejos para prevenir la obesidad en casa
  6. Masticar es la clave. ¿Has contado cuántas veces masticas el bocado antes de tragarlo? ¿Crees que con cinco o diez veces es suficiente?  Pues no, estás cometiendo un error. Lo recomendable es que mastiques cada bocado al menos 20 veces, aunque lo ideal sería hacer 30 repeticiones.

  7. Actívate diariamente. Haz ejercicio (una hora al día). No es necesario que acudas a un gimnasio. ¡Deja atrás los pretextos y utiliza las escaleras de tu casa, toma un paseo después de comer o corre en el parque de tu colonia! También te recomendamos practicar yoga y meditación.

  8. La planeación será tu mejor aliada. Cada noche, antes de irte a dormir, piensa y prepara los alimentos que comerás al día siguiente. Esto te ayudará a seguir el programa alimenticio y a no caer en tentaciones y antojos por tener hambre.

  9. Y tú, ¿con qué acompañas tu ensalada? Comer ensaladas no siempre es sinónimo de comer saludable o equilibrado, sobre todo si eres de las personas que les encanta vaciar medio bote de aderezo sobre sus verduras. En lugar de este sazonador, agrega limón y aceite de oliva.

  10. Asesórate con profesionales. Conocer tu estado físico es fundamental, ya que tener una vida más saludable no solo significa comer mejor, sino también acercarte con los profesionales de la salud para que te valoren. Acude a un check-up con tu médico y nutriólogo. Además, realízate análisis clínicos (de sangre) y averigua tu nivel de lípidos (colesterol, triglicéridos).

¿Te interesa el tema de la nutrición? Quizá estudiar una licenciatura en nutrición sea para ti. ¡Escucha el podcast y conoce algunas razones para estudiar esta carrera!

5 razones para estudiar una licenciatura en nutrición

Tópicos: Salud, Tips, Licenciatura en Nutricion
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
La educación: clave en la movilidad social (video)