Al cenar consume alimentos bajos en calorías y, principalmente, con poca grasa y azúcares. Lo anterior ayudará a conciliar el sueño con mayor facilidad.

cenaysueo.jpg

En un individuo sano, la recomendación diaria es el consumo de 5 tiempos de comida a lo largo del día, distribuyendo nuestra alimentación en: desayuno, comida y cena, así como 2 refrigerios, uno matutino y otro vespertino. Cada uno de estos tiempos de comida resulta indispensables para mantener una alimentación equilibrada y tener un organismo saludable.

Hablando específicamente de la cena, es importante planear este tiempo de comida con el mismo cuidado que cualquier otro, ya que es la última comida antes de dormir y  lejos de omitirla o cenar poco, es importante asegurarnos que esta comida sea de calidad, debido a que estaremos varias horas sin ingerir alimentos mientras dormimos. Por ello, es importante consumir alimentos de forma balanceada, seleccionándolos bajos en calorías y, principalmente, con poca grasa y azúcares. Lo anterior nos permitirá conciliar el sueño con mayor facilidad.

cena2.jpg

Asimismo, es importante considerar que mientras dormimos, nuestro organismo quema menos calorías que durante el día y es por esto que debemos de cuidar que los alimentos consumidos nos generen saciedad, pero que en términos generales sea ligera y balanceada. Ejemplo de ello son ensaladas, las cuales pueden estar acompañadas con alguna proteína como puede ser el caso del queso fresco o carnes blancas como pollo o pescado. Si gustas algún tipo de vinagreta o aderezo, te recomendamos que sean caseros y a base de aceite de oliva. Evita comprar los ya elaborados, ya que éstos contienen grandes cantidades de grasa y sodio.

En cuanto a los alimentos que debes evitar por las noches son las comidas rápidas o procesadas industrialmente, los fritos, empanadas y demás variedades, pues suelen contener altas cantidades de grasas saturadas que dificultan la digestión y, por lo tanto, su asimilación por parte del organismo.

cena.jpg

Finalmente, es importante realizar la cena a la misma hora, la cual preferentemente debe de ser 2 horas antes de ir a la cama. Aunque definir una hora exacta es complicado, el horario y tipo de alimentación también dependerá de otros hábitos, como si haces ejercicio por las tardes. Pero lo mejor es mantener una rutina con las comidas y evitar los desvelos innecesarios que provocan más hambre. Un ejemplo puede ser, que si duermes a las 11pm, cenes a las 9pm y le des tiempo a tu cuerpo de hacer digestión.

¡Lindos sueños!

Estudia una Licenciatura en Nutrición 

 

Tópicos: Licenciatura en Nutricion
New Call-to-action

También te puede interesar:

Estudia en la UNITEC
Solicitar Informes
New Call-to-action